Viernes, 22 de Septiembre de 2017      
 Suscríbase al Newsletter  Buscar en DDN
 Quiénes Somos
 Contacto  Archivo
Día de Negocios
Agrandar texto
Achicar texto
Enviar por mail
Formato impresión

Miércoles, 16 de Agosto de 2017

La industria y el campo, optimistas con la marcha y el futuro de la economía

Si existe una antinomia entre campo industria, esa dicotomía quedó pasada de moda para tres empresas grandes de sus sectores: Siderar (acero), Toyota (autos) y Aceitera General Deheza (agroalimentos). Las tres compañías provienen de distintos sectores, pero coincidieron en que están viviendo un ciclo de colaboración virtuosa.

Las ventas de acero levantan a niveles que superan las previsiones de Siderar, las de coches también están sobrepasando los mejores alcanzados desde hace un lustro y la cosecha sigue rompiendo récords. En el precoloquio de IDEA, en Rosario, se respira optimismo actual y sobre lo que viene.

Durante el último trimestre, incluyendo a julio, las ventas de Siderar subieron un 16% en comparación con el mismo mes del año anterior. El incremento se basa en el aumento de la producción agropecuaria, el incremento en la obra pública y las mejoras en la infraestructura energética. La mejora del primer semestre había sido de solo un 1%. Pero el crecimiento hizo pico en julio y obligó una revisión del período mayo-junio y julio.

Toyota logró tener el vehículo más vendido del país, la camioneta Hilux, cuya principal demanda proviene del campo. A Daniel Herrero, CEO de Toyota en el país, lo premiaron en Japón por ese logro, de ser el número uno en ventas.

El avance le permitió a la automotriz incorporar un 30% más de trabajadores a su planta. Herrero le desparrama elogios a Ricardo Pignanelli, del sindicato automotriz. Incluso contó un caso de una adversidad que iba a impedir la fabricación de 30.000 vehículos. El sindicato y la empresa planearon jornadas especiales de sobreturnos, para recuperar esa producción.

Herrero le pidió al sindicato automotriz que viajara a Japón a hablar con los jerarcas del gigante asiático. Las partes llegaron a un acuerdo y pudieron colaborar en alcanzar mayores niveles de productividad. El empleo agradecido. Las elecciones en la zona donde está ubicada la industria automotriz mostraron resultados favorables al Gobierno nacional.

El campo demanda productos del sector industrial (como la urea). Exporta harina y aceite de soja, entre los que se coloca como líder mundial. Roberto Urquía, de Aceitera General Deheza, que el futuro de la industria pasará por el despacho al extranjero de carnes, lácteos, pollos, biocombustibles, aceite, mayonesa y margarinas. La baja en las retenciones provocó una mayor cosecha de trigo y maíz. La cosecha de soja, en cambio, está estancada, según Urquía. El empresario -ex senador- reclamó por los costos logísticos. El costo del traslado de las toneladas de granos es 8 veces más cara en dólares que en Estados Unidos y 4 veces por arriba que Brasil.

En relación a las retenciones a la soja, el ministro de Agricultura, Ricardo Buryaillé, prometió que serán del 18% a fines de 2019 (ver aparte).

Casi todas las empresas aquí presentes tienen proyectos de nuevas líneas de producción y desarrollos de infraestructura. A Rosario y la región centro del país, la reactivación ya le llegó y las empresas se están rumbeando en esa dirección.

 


Agrandar texto
Achicar texto
Enviar por mail
Formato impresión
 
 
 



Ministerio de Salud


Suscribase al Newsletter de DDN
Ingrese su mail
© 2007 Cuerpo 14. Derechos reservados, privacidad. Prohibida la reproducción total o parcial de este sitio sin autorización de los editores.
killclick.com: Desarrollo de contenidos dinámicos